Saltar al contenido

Talla de Marfil

talla de marfil

El marfil es un tipo de dentina —un tejido óseo duro y denso que forma la mayor parte de los dientes y colmillos de los animales— que se ha utilizado durante milenios como material para tallar esculturas (sobre todo relieves de pequeña escala o diversos tipos de estatuas pequeñas) y otros artículos de arte decorativo (como covers de marfil tallado para manuscritos iluminados, objetos religiosos y cajas para objetos costosos), así como una serie de artículos funcionales (teclas de piano, bolas de billar).

El marfil era valorado tanto por los artistas como por los mecenas por su rareza y su excepcional durabilidad, y era especialmente apreciado entre los escultores por su color cremoso, su textura suave y su blando brillo.

El arte de la talla de marfil (incluido el grabado en hueso) ha formado parte de las culturas de muchas civilizaciones diferentes, como las de Egipto, la Antigua Grecia, Roma, Rusia, Japón, China e India.

Además, fue un elemento integrante del arte plástico del Islam, de la época medieval carolingia y otomana, así como de los periodos bizantino, gótico y renacentista. También aparece en el arte indígena americano, sobre todo en el de los Inuit y en el noroeste de Estados Unidos.

Aunque es menos común que la escultura de bronce o mármol, la talla de marfil ha producido algunas de las más grandes esculturas de la historia del arte.

El hecho de que el marfil —a diferencia de otros materiales preciosos— no pueda fundirse ni reutilizarse fue un factor importante para que perdurara como uno de los oficios tradicionales más especializados.

El Comercio del Marfil

En lo que respecta al arte prehistórico, los colmillos de mamut y el cuerno de reno eran los tipos de marfil más utilizados. Desde entonces, el marfil de elefante ha predominado, con consecuencias terribles para el elefante africano en particular.

En 1831, la demanda de marfil en Gran Bretaña, por sí sola, provocó la muerte de unos 4.000 elefantes, mientras que durante la década de los ochenta, se mataban unos 70.000 elefantes africanos al año por sus colmillos.

En la actualidad, gracias a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES), la talla de marfil es ilegal en la mayoría de las circunstancias en todo el mundo. Desde 2007, como resultado de la presión del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales, todos los productos de marfil, incluidas las tallas y esculturas, están prohibidos en eBay.

Sin embargo, el comercio ilícito de marfil continúa, por lo que, de cara al futuro, sólo cabe esperar que el marfil vegetal (apodo de un tipo de nuez dura que se encuentra en Colombia, Ecuador y Perú) sustituya gradualmente el uso de marfil de dientes y colmillos de animales en peligro de extinción.

Técnicas de la Talla de Marfil

Las herramientas y los métodos para tallar el marfil cambiaron poco hasta finales del siglo XIX. Los talladores utilizaban un hacha o un cincel para arrancar la corteza exterior del colmillo, luego una sierra para cortar el colmillo en secciones manejables y, por último, un implemento conocido como flotador para rectificar la superficie. Sólo entonces el tallador recurría a sus sierras de calar y cinceles de mano para tallar realmente la pieza.

Sin embargo, todo esto cambió en torno a 1900, cuando se introdujeron las sierras circulares motorizadas y los taladros de tipo dental. Estas máquinas, rápidas, potentes y que ahorran trabajo, revolucionaron el tallado del marfil y, en 1950, se utilizaban de forma generalizada en todo el mundo.

Historia/Tradiciones de la talla del Marfil

Marfiles de la Edad de Piedra

Aunque la talla en madera era el principal tipo de escultura prehistórica, apenas se conservan pruebas de ella, debido a su naturaleza perecedera.

Pero el arte de la Edad de Piedra presenta una amplia gama de obras talladas en colmillos y hueso, como ejemplifican las tallas de marfil del Jura de Suabia (alrededor de 33.000-30.000 a.C.), una variedad de figuras humanas y animales encontradas en distintos refugios rocosos del Paleolítico, incluido el famoso Hombre León de Hohlenstein-Stadel (alrededor de 38.000 a.C.).

Otros ejemplos bien conocidos de este tipo de arte paleolítico son varias de las misteriosas estatuillas de Venus, como la Venus de Hohle Fels (35.000 a.C.), la Venus de Brassempouy (23.000 a.C.), la Venus de Kostenky (22.000 a.C.), las Venus de Avdeevo (20.000 a.C.), las Venus de Zaraysk (alrededor de 20.000 a.C.) y la Venus de Mal’ta (20.000 a.C.).

Para una talla de marfil rusa posterior, puedes ver: Venus de Eliseevichi (14.000 a.C.).

Antiguo Egipto (alrededor de 5500-700 a.C.)

Las tallas de marfil de elefante y dientes de hipopótamo aparecieron en una etapa muy temprana en la escultura Egipcia (hacia el 5500 a.C.), especialmente durante el periodo Naqada I (4000-3500 a.C.) del arte Neolítico.

Entre las obras más destacadas se encuentran: estatuillas del rey Khufu, esculturas en relieve grabadas en losas de marfil, artículos decorativos como incrustaciones en ataúdes, amuletos y una serie de utensilios.

Los marfiles también se tallaban en la escultura Mesopotámica (3000-500).

Las tradiciones egipcias de la talla de marfil en relieve y de las incrustaciones de marfil fueron desarrolladas por artistas fenicios, por artistas sirios, y por escultores minoicos y micénicos, durante el periodo (alrededor del año 1700-700 a.C.).

Nota: En China, durante este periodo, la talla de jade era la más prestigiosa.

Antigua Grecia (alrededor de 500-100 a.C.)

La talla de marfil era una característica habitual de la escultura griega, aunque se han conservado pocos marfiles de importancia. Sin embargo, entre las obras maestras conocidas se encuentra la escultura criselefantina a gran escala (hecha de marfil, para las partes de la carne y el blanco de los ojos, y de oro para la ropa) realizada por Fidias (alrededor de 488-431 a.C.), el principal escultor griego de la época.

Entre ellas, la estatua de Zeus sentado en el templo de Olimpia y la figura de la diosa griega Atenea en el Partenón de Atenas.

Roma (alrededor de 100 a.C. – 300 d.C.)

La escultura romana se diseñó para encapsular la gloria y la grandeza de la Antigua Roma, y por ello se centró en relieves históricos a gran escala, estatuas imperiales y bustos.

En consecuencia, los escultores romanos aportaron poco a la tradición de la talla de marfil, salvo la producción de una serie de epígrafes personales de marfil, o tableros abatibles (en estilo díptico), una especie de tarjeta de visita antigua emitida por los cónsules.

Durante la época del arte paleocristiano (alrededor de 150-550), estos paneles de marfil grabados fueron adaptados por escultores cristianos, para utilizarlas como objetos de devoción.

Marfiles Paleocristianos (alrededor de 300-450)

La persecución de los primeros cristianos obligó a que la escultura cristiana fuera de pequeño tamaño y portátil, una forma para la que el marfil era ideal.

Además, el Antiguo y el Nuevo Testamento de la Biblia proporcionaron a los escultores una rica fuente de imágenes iconográficas, como demuestra la arqueta de Brescia (alrededor de 300-400 d.C.).

De hecho, a partir de aquí, las imágenes religiosas a pequeña escala dominaron la talla de marfil hasta la época del Renacimiento.

Talla de Marfil Bizantino (alrededor de 450-1100)

El saqueo de Roma (alrededor de 450) dejó a la capital romana oriental de Bizancio (Constantinopla) como centro del cristianismo y del arte cristiano. Este mundo ortodoxo oriental del arte bizantino siguió desaprobando la escultura religiosa a gran escala y, por tanto, adoptó la talla de marfil a menor escala.

Una importante obra de arte religioso de este periodo, realizada en Constantinopla y enviada a Rávena, es el Trono de Maximiano, obispo de Rávena (546-556).

No se conserva ninguna talla de marfil bizantina importante de este periodo (alrededor de 600-800), aunque sí se conservan magníficos relieves de los siglos X y XI, así como varios trípticos destacados. Entre ellos se encuentran el Tríptico de Harbaville (alrededor de 900-1000) y el Tríptico de Borradaile.

Talla de Marfil Anglosajona (alrededor de 700-900)

Si Constantinopla seguía desaprobando la escultura religiosa a gran escala, las cosas eran diferentes en Occidente. A partir de la cultura del rey Carlomagno en Aquisgrán, la talla de marfil perdió su predominio, mientras que la escultura monumental fue ganando importancia.

Aun así, la escultura a pequeña escala en metal, hueso y marfil seguía siendo popular entre los artistas anglosajones, que creaban obras con marfil de morsa y ballena importado, como ejemplifica el Cofre de Auzon (alrededor de 700-800).

Esta obra contiene una extraordinaria mezcla de imágenes paganas, históricas y cristianas, con inscripciones en inglés antiguo y latín.

Otra obra maestra anglosajona, que ilustra la tendencia a alejarse de los relieves a pequeña escala y similares, es el juego de Piezas de ajedrez de Lewis de marfil de morsa (alrededor de 1175, Museo Británico, Londres).

Carolingio (750-900): Otoniano (900-1050)

Los colmillos de morsa siguieron siendo un elemento popular en el arte carolingio. Los tallistas los convirtieron en objetos religiosos como crucifijos, relicarios y otros recipientes para reliquias sagradas, así como en tableros de cubierta para manuscritos iluminados y libros de oración.

Estas tradiciones se mantuvieron y desarrollaron durante la época del arte Otoniano. Algunos ejemplos son las placas de marfil carolingias David y San Gerónimo (alrededor de 790, Museo del Louvre, París) y San Gregorio con sus escribas (alrededor de 865, Museo de Historia del Arte de Viena, Viena), y las esculturas en relieve de marfil otonesas Otón I presentando un modelo de su iglesia a Cristo entronizado (alrededor de 965, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York) y Coronación del emperador Otón II y Teofanu (alrededor de 982, Museo Nacional de la Edad Media, París).

Románico y Gótico (1000-1400)

Las artes plásticas cambiaron de rumbo durante el periodo del arte románico y la posterior época del arte gótico. El énfasis en la decoración de objetos religiosos y eclesiásticos fue suplantado por un enfoque en la decoración arquitectónica, desencadenado por la nueva y extendida construcción de catedrales e iglesias monásticas.

La escultura en piedra, la pintura monumental y las vidrieras pasaron a ser el centro de atención, mientras que la escultura en marfil se consideraba un arte menor, aunque muy especializado. Durante este periodo, París se convirtió en el principal centro de talla de marfil, exportando obras a toda Europa y al Mediterráneo, como piezas de juego, pequeñas cajas, dípticos devocionales, crucifijos, placas y otros objetos utilitarios.

Una placa religiosa típica del románico es el Viaje a Emaús y el Noli Me Tangere, 1120, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York). Otros centros de grabado medieval en marfil fueron Dieppe (Francia) y Erbach (Alemania).

Declive en el Occidente (1400-presente)

Como era de esperar, los escultores del Renacimiento (1400-1600) llevaron la talla de marfil a un nuevo nivel de sofisticación, aunque la demanda permaneció estancada. Esto se debió, en parte, a la mayor disponibilidad y el menor coste de la madera, que se convirtió en el principal medio para la escultura de pequeño tamaño, especialmente al norte de los Alpes, bajo la dirección de maestros escultores como Veit Stoss (1445-1533), Tilman Riemenschneider (1460-1531) y Gregor Erhart (alrededor de 1470-1540).

En Alemania y Flandes se produjo un breve resurgimiento de la talla de marfil durante el periodo de la escultura barroca, en el siglo XVII, pero volvió a decaer durante los siglos XVIII y XIX, y no se ha recuperado desde entonces, a pesar de la creciente demanda de artículos funcionales. Como oficio técnico semilegendario, sigue floreciendo en algunas zonas del mundo, aunque su valor estético es mínimo.