Saltar al contenido

Hombre León de Hohlenstein Stadel

hombre leon prehistorico

El Hombre León de Hohlenstein Stadel, uno de los tesoros del Arte Prehistórico del Periodo Auriñaciense, es una talla en marfil de una figura con cabeza de león, y está reconocida como la talla de animal antropomórfico más antigua que se conoce en el mundo. Se descubrió en una cueva de la Montaña de Hohlenstein, situada en el Jura de Suabia, en el suroeste de Alemania.

Tras las pruebas de datación por carbono realizadas en la tierra en la que se encontró esta pieza de escultura prehistórica, se ha fechado aproximadamente en el año 38.000 a.C. Esto lo convierte en el arte más antiguo de su tipo (figura masculina) en Europa.

Desde que se iniciaron las excavaciones en la década de 1860, se han encontrado en la localidad otras obras únicas de arte de la Edad de Piedra, entre ellas:

  1. La Venus de Hohle Fels (38.000-33.000 a.C.), la más antigua de las figurillas de Venus y la escultura figurativa más antigua conocida.
  2. La más antigua talla de marfil de un mamut.

La zona es, por tanto, un importante centro de arte y cultura del Paleolítico, y es probable que revele más ejemplos de arte rupestre a su debido tiempo.

Tras el descubrimiento del Hombre León, se desenterró en una cueva cercana una talla similar, pero más pequeña, con cabeza de león, junto con otras figuras zoomorfas y varias flautas de hueso. Esto ha llevado a los arqueólogos a especular que la figura del león tenía un papel totémico para los habitantes del Paleolítico Superior. La talla original se conserva ahora en el Museo Ulmer de Ulm, a la espera de la creación de un nuevo museo de arte antiguo.

Para ver ejemplos de escultura del Paleolítico Superior encontrados al otro lado de la frontera, en Austria, consulte: la Venus de Galgenberg (también conocida como figurilla de Stratzing), y la Venus de Willendorf.

Descubrimiento

El arqueólogo Robert Wetzel encontró piezas de la escultura en 1939, en una cueva llamada Stadel-Hohle, en el Valle del Sol, en los Alpes Suabos. Los acantilados y montañas de la zona son de piedra caliza que la erosión natural ha ahuecado para formar cuevas.

La cueva de Stadel es una de las tres cuevas en las que se han producido importantes hallazgos paleontológicos. Apartada y olvidada durante tres décadas, debido al estallido y las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, los fragmentos fueron redescubiertos y reensamblados parcialmente en 1969, por el profesor Joachim Hahn, de la Universidad de Tubinga.

Este esfuerzo inicial originó una figurilla humanoide sin cabeza. Sólo en 1997 y 1998, cuando se descubrieron más fragmentos, incluida la cabeza, se pudo ensamblar y restaurar completamente la talla de marfil.

Hombre Leon de Stadel primer plano de la cara

En el momento de la primera reconstrucción, se pensó que la figura era masculina. Aunque más tarde, cuando se examinaron y añadieron más piezas, se consideró que era una leona cavernaria.

Dado que ninguno de los dos veredictos puede apoyarse en pruebas científicas, la estatuilla ha pasado a conocerse recientemente con el apodo neutro de “león-humano” (Lowenmensch).

Características

El Hombre León de Hohlenstein Stadel fue tallado en marfil de mamut por un escultor que utilizó una sencilla herramienta de corte de sílex, y mide 29 cm de altura. Es la mayor de todas las esculturas de la Edad de Hielo encontradas en Jura de Suabia. La naturaleza híbrida de la escultura -parte león, parte humana- recuerda a varias figuras representadas en las pinturas rupestres de Lascaux (Francia) y Altamira (España), y otros yacimientos. Incluso podría representar a un chamán con una máscara de león.

Hombre Leon de Hohlenstein Stadel

Basándose en las pruebas radiométricas de los restos encontrados en las inmediaciones, la figura se ha fechado en la cultura auriñaciense —una cultura de herramientas que lleva el nombre del yacimiento tipo de Aurignac, en la zona del Alto Garona de Francia, y que destaca por sus herramientas de sílex de “modo 4”, caracterizadas por cuchillas de núcleos preparados, en lugar de lascas de sílex del Hombre anterior— una de las épocas paleolíticas más productivas en cuanto a los petroglifos y pictogramas producidos.

Entre los ejemplos de arte primitivo de la época auriñaciense se encuentran las pinturas de la cueva de Chauvet, los grabados rupestres de animales de Aldene, la Venus de Monpazier y otros.

Además, el mayor uso de cornamenta, hueso y marfil en la fabricación de sus herramientas puede haber llevado a los artistas auriñacienses a desarrollar una mayor habilidad y sofisticación en las tallas de marfil. Como la Venus de Hohle Fels, las tallas de animales de Vogelherd y el Hombre León de Hohlenstein Stadel. Esta sofisticación —apoyada por hallazgos anatómicos clave, como el llamado esqueleto de Egbert de Ksar Akil— ha llevado a los arqueólogos a considerar a los humanos auriñacienses como los primeros humanos modernos de Europa.