Saltar al contenido

Venus de Hohle Fels

Venus de Hohle Fels

Una obra única de escultura prehistórica creada durante la cultura Auriñaciense del Paleolítico Superior, la pequeña talla de marfil de una figura femenina conocida como la Venus de Hohle Fels (también llamada Venus de Schelklingen), fue desenterrada durante las excavaciones realizadas en 2008 en la cueva de Hohle Fels, en el Jura de Suabia, al suroeste de Alemania.

Está fechada en el periodo 38.000-33.000 a.C., lo que la convierte en la más antigua de todas las figurillas de Venus y en el primer ejemplo indiscutible de arte figurativo conocido por la arqueología.

Esta minúscula obra de arte prehistórico presenta una serie de rasgos únicos, así como varias características típicas de figurillas femeninas posteriores, como la Venus de Willendorf.

Sin embargo, su extrema antigüedad arroja nueva luz sobre los orígenes del arte de la Edad de Piedra, demostrando que la cultura Auriñaciense estaba mucho más avanzada de lo que se suponía.

En la area del monte Hohlenstein se han encontrado otras obras importantes de arte mobiliaria, entre ellas la primera talla de marfil completamente intacta de un mamut (y otros animales) encontrada en la cueva de Vogelherd en 2006, que data del año 33.000 a.C.

Tanto la Venus de Hohle Fels como el Mamut de Vogelherd fueron descubiertos por arqueólogos del Departamento de Prehistoria de la Universidad Alemana de Tubinga. Además, en 1939 se hallaron en la localidad fragmentos de una estatuilla de marfil —conocida como el Hombre León de Hohlenstein Stadel (que data de alrededor de 38.000 a.C.)— que finalmente se volvió a ensamblar en 1969.

La Venus de Hohle Fels fue el plato fuerte de una gran exposición en Stuttgart (2009-2010) titulada Arte y Cultura de la Edad de Hielo.

Características

La Venus de Hohle Fels mide 5 centímetros y fue tallada en el colmillo de un mamut lanudo. Se ha reconstruido a partir de seis fragmentos encontrados en un grupo, a unos 3 metros bajo tierra, aunque aún faltan el brazo y el hombro izquierdo.

Venus de Schelklingen

Tiene un cuerpo corto y achaparrado cuya cintura es ligeramente más estrecha que sus anchos hombros y anchas caderas. La estatuilla no tiene cabeza; en su lugar, un anillo tallado sobresale entre los hombros, lo que indica que la escultura probablemente se llevaba como colgante o amuleto.

La figura está dotada de unos senos prominentes, mientras que sus dos brazos cortos, con sus manos y dedos cuidadosamente modelados, descansan sobre la parte superior del abdomen.

Una serie de pliegues horizontales profundamente grabados (¿indicando la ropa?) atraviesan el torso desde justo debajo de los pechos hasta el triángulo púbico. Las nalgas y los genitales están representados con exagerado detalle, mientras que las piernas son pequeñas y puntiagudas.

figurilla de hohle fels

Varias de las características de la Venus de Hohle Fels, sobre todo la forma obesa, la concentración en los atributos femeninos (y las manos) con la correspondiente falta de atención a la cabeza, los brazos y las piernas, recuerdan a otras esculturas de Venus del periodo Auriñaciense, como la Venus de Galgenberg (Austria) y la Venus de Monpazier (Francia).

Así como a ejemplos posteriores del periodo Gravetiense (aproximadamente del año 22.000 al 27.000 a.C.), incluyendo: la Venus de Dolni Vestonice (República Checa), la Venus de Willendorf (Austria), la Venus de Savignano (Italia), la Venus de Moravany (Eslovaquia), la Venus de Brassempouy (Francia), la Venus de Lespugue (Francia), la Venus de Laussel, hecha en bajorrelieve de piedra caliza (Francia), la Venus de Kostenky (Voronezh, Rusia), la Venus de Gagarino (Lipetsk, Rusia), las Venus de Avdeevo (Kursk, Rusia), las Venus de Mal’ta (Siberia), las Venus de Zaraysk (oblast de Moscú, Rusia) y la magdaleniense Venus de Eliseevichi (14.000 a.C.), de Bryansk, Rusia.

Descubrimiento y Datación

La Venus de Hohle Fels fue descubierta en la cueva de “Hohle Fels” (roca hueca en alemán), cerca de Schelklingen, por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Tubinga dirigido por el profesor Nicholas Conard, según informa la prestigiosa revista Nature. Los seis fragmentos se encontraron en el hall de la cueva, a unos 3 metros de profundidad, a unos 15 metros de la entrada de la cueva.

Se encontraban bien conservados en una capa de limo arcilloso de color marrón rojizo debajo de cinco horizontes Auriñacienses (datados por radiocarbono en el periodo 30.000-40.000 a.C.), con unos doce elementos antropogénicos estratigráficamente intactos.

Venus de Hohle Fels donde se encuentra

El grosor de esta última (2-4 pies) indica que la Venus fue creada a principios de la era Auriñaciense. Aproximadamente entre 35.000 y 40.000 a.C., y refuta las afirmaciones de que las representaciones figurativas sólo aparecieron en las últimas fases del Auriñaciense de Suabia (c.33.000 a.C.).

Nota: todos los más de 20 hallazgos anteriores en Suabia habían sido de imágenes teriántrópicas – las figuras humanas eran totalmente desconocidas.

Curiosamente, ni la cueva de Hohle Fels, ni las otras cuevas suabas de Hohlenstein-Stadel y Vogelherd, han producido ningún arte rupestre significativo, como pinturas o grabados.

En efecto, el descubrimiento de la Venus de Hohle Fels hace retroceder la fecha de la talla prehistórica más antigua en al menos 2.000 y quizás hasta 7.000 años, es decir, de 33.000 a.C. a 35.000-40.000 a.C.). Según el profesor Nicholas J. Conard, el hallazgo “cambia radicalmente nuestra visión del arte paleolítico más antiguo”.

hohle fels escultura

El buen estado de los fragmentos y el hecho de que estuvieran a escasos centímetros unos de otros, sugiere que la Venus sufrió poca o ninguna alteración durante su estancia en el suelo. A pocos metros, el equipo también descubrió una flauta tallada en un hueso de buitre, que data del año 34.000 a.C. —lo que la convierte en el instrumento musical más antiguo conocido— junto con huesos (o marfiles) de renos, caballos, osos, mamuts e íbices.

Interpretación

Como en el caso de las figurillas de Venus posteriores, los exagerados atributos reproductivos de la figura sugieren que pudo ser un símbolo de fertilidad.

venus de hohle fels significado

Sea cual sea el significado o la interpretación exacta de la Venus de Hohle Fels, el trabajo inmensamente largo que se realizó en ella, utilizando sólo herramientas primitivas, sugiere que esta obra de arte primitivo tenía un valor particularmente alto a los ojos del escultor o escultores que la esculpieron.

La Venus de Hohle Fels puede no parecer un ejemplo sofisticado de arte plástico paleolítico, pero las apariencias en este caso son engañosas. Todos los paleoantropólogos y arqueólogos están de acuerdo en que la talla de una figura humana —de hecho, cualquier representación pictórica (grabado, pintura o de otro tipo) de la forma humana— representa un importante paso adelante en el desarrollo cultural de la humanidad.

Otras interpretaciones que se le da, es que algunos autores plantean la hipótesis de que las estatuas de Venus pueden haber sido creadas como autorretratos. Los pies de la mayoría de las estatuas no están tallados, lo que sugiere que la pieza fue transportada mientras la población nómada emigraba. En el caso de Hohle Fels, esto explicaría el pequeño agujero en la parte superior de la estatuilla.