Saltar al contenido

Guido Mazzoni

Guido Mazzoni escultor

Importante colaborador de la escultura Renacentista Italiana y uno de los más grandes escultores en terracota, Guido Mazzoni fue también pintor, director de fiestas y fabricante de máscaras.

Lamentablemente, quedan pocos ejemplos de sus esculturas o estatuillas de terracota: la mayoría han sido víctimas de la destrucción o desintegración natural.

Su obra más conocida es la Lamentación (1492-1494) en la iglesia de Monteoliveto, Nápoles. Una de sus obras más interesantes a pequeña escala es la Cabeza de un niño que ríe (1498, La Colección Real de Su Alteza Real la Reina Isabel II)

Biografía

Apodado Paganino o Modanino, Guido Mazzoni nació en 1450 en la ciudad de Módena (entonces gobernada por la familia Este de Ferrara). No se evidencia información sobre sus primeros años de vida, o sobre cómo dominó el arte de la escultura. Pero sabemos que fue criado por su tío, Paganino Mazzoni, un funcionario de la burocracia gubernamental de Este.

La conexión con la corte de Ferrara permite conocer los primeros encargos de Mazzoni. Se le documenta por primera vez a la edad de 23 años, cuando realizó accesorios y máscaras para la boda del duque de Ferrara.

En los registros de la época aparece como «artista». Es posible que aprendiera el arte de modelar utilería de papel maché en el Palacio Schifanoia. La ciudad de Módena era famosa en esta época por la producción de sus máscaras festivas realistas y caricaturescas (conocidas como «volti modenesi»).

Esculturas de Terracota

A mediados de la década de 1470, Mazzoni creó una de sus obras más importantes, la Lamentación sobre Cristo muerto (1477-1480, San Giovanni Battista, Módena). Realizada en terracota y pintada, las figuras son de tamaño natural y muy expresivas. Seguidamente, la Adoración del Niño (1485-1490, Duomo de Módena), también una escultura de terracota pigmentada con cinco figuras.

Sin embargo, el grupo de esculturas de terracota más impresionante de Mazzoni es la Lamentación (1492-1494) en la iglesia de Monteoliveto, Nápoles. Este grupo de estatuas fue encargado para la Capilla del Sepulcro de la iglesia por Alfonso II de Nápoles. Cada figura de la obra es un retrato del personaje del donante o de su familia.

Lamentacion Guido Mazzoni
Lamentación – Guido Mazzoni

Por ejemplo, la figura arrodillada de tamaño natural de José de Arimatea, es en realidad un retrato del mecenas de Mazzoni, Alfonso II. La esposa de Alfonso, Eleonora, está representada como Maria di Cleof. El melodrama escenificado de la escena, es una influencia directa de la experiencia teatral de Mazzoni. La propia esposa de Mazzoni, Isabella Discalzi, así como su hija, colaboraron con él en esta y muchas de sus otras obras.

lamentacion escultura

Francia y el Reconocimiento Artístico

En 1495, Guido Mazzoni se convirtió en uno de los primeros escultores italianos del Renacimiento en trasladarse a Francia, a la corte de Carlos VIII. La corte francesa estaba interesada de atraer a artistas italianos de gran prestigio y Mazzoni acabó siendo nombrado caballero.

En 1498, Mazzoni ejecutó la tumba de Carlos VIII en Saint-Denis​ pero lamentablemente fue destruida durante la Revolución Francesa (1793). Pasó los siguientes veinte años trabajando en Francia, y sólo regresó a Italia en breves estancias.

En 1516 regresó finalmente a su casa, en Módena, donde murió dos años después.

El Niño Que Ríe

Cabeza de niño riendo (1498, The British Royal Art Collection) es un pequeño busto de terracota pintado, que se presume que es el de un Henry VIII (1491-1547) de 7 años.

cabeza de un niño riendo
Busto de «Niño Riendo» – Guido Mazzoni

En 1925, Lionel Cust, inspector de las obras de arte del rey, atribuyó el busto a Mazzoni. El realismo del personaje y el excelente grado de habilidad técnica lo hacen ciertamente probable.

El busto es famoso, ya que es el único retrato que se hizo del joven y futuro rey infame. No hay pruebas de que Mazzoni haya viajado a Londres, y no consta ningún encargo del busto en las cuentas reales.

Sin embargo, cuando Mazzoni estaba trabajando en la tumba del rey Carlos VIII de Francia, presentó diseños similares a Londres para la tumba de Enrique VII para la Abadía de Westminster. Sus diseños fueron rechazados en favor de Pietro Torrigiano.

Legado de Guido Mazzoni

Guido Mazzoni produjo pocas esculturas en piedra, mármol o bronce. La terracota era más barata y más frecuente en los alrededores de Módena, y era una opción natural para los artistas locales.

Sin embargo, los estudiosos del Renacimiento suelen rechazar la escultura en terracota como una forma de arte de menor importancia. Por ello, la obra de Mazzoni ha sido ignorada en los libros de historia.

Su obra fue muy respetada en su época; trabajó para algunos de los hombres más poderosos de Europa. Sus figuras de terracota son muy realistas, mucho más que si hubieran sido trabajadas en mármol o bronce.

La falta de interés por su obra también puede atribuirse al hecho de que trabajó lejos de las principales ciudades renacentistas, Florencia, Venecia y Roma. Su obra puede compararse con el arte de la familia Della Robbia, famosa por sus obras de terracota vidriada en blanco y azul, y con el de Niccolo dell’Arca, que trabajó en Bolonia.