Saltar al contenido

Escultura Griega Clásica

escultura griega clasica

Todo sobre la escultura griega clásica

¿Qué sucedió con la escultura griega durante el período clásico?

El período Clásico fue testigo de una rápida mejora en las estatuas griegas. Hubo un aumento dramático en las habilidades técnicas de los escultores griegos en su capacidad para representar el cuerpo humano en una postura relajada en lugar de una rígida. El clasicismo mejoró la rigidez del idioma arcaico y trajo un sentido más natural de movimiento y corporeidad a la figura humana, como se ejemplifica, por ejemplo, en las metopas y frontones del Templo de Zeus en Olimpia. Además, el bronce se convirtió en el medio predominante para las monumentales estatuas independientes, sobre todo debido a la capacidad del metal para mantener su forma, sin importar cuán compleja sea, lo que permitió la creación de posturas menos rígidas.

Además de ser más fuerte y liviana, una figura de bronce podría estabilizarse colocando pesos de plomo dentro de sus pies huecos. Esto permitió la creación de nuevas poses, que, si hubieran sido esculpidas en mármol, hubieran hecho que la estatua se cayera. Desafortunadamente, el bronce fue tan importante para la creación de armas, y tan fácil de derretir, que la mayoría de las estatuas griegas de bronce se han desvanecido, lo que dificulta apreciar adecuadamente el logro artístico griego, y nos deja dependientes de copias romanas de originales griegos.

¿Cuáles son los principales tipos de escultura clásica griega?

La escultura clasicista siguió estando relacionada principalmente con la religión e incluía toda la panoplia de divinidades griegas y figuras mitológicas. Así, además de los doce Dioses y Diosas Olímpicos (Zeus, Apolo, Poseidón, Deméter, Hera, Artemisa, Hefesto, Atenea, Ares, Afrodita, Hermes y Hestia) los escultores tallaron divinidades menores como Dionisos y su ciclo de sátiros, ninfas y centauros; Plutón y Perséfone; Eros, Psique y Ariadne; las musas, las cárites o gracias, estaciones y destinos; así como héroes, incluyendo Aquiles, Heracles, Teseo, Perseo y otros.

Además de las obras griegas religiosas, los artistas clásicos también produjeron una gama de figuras deportivas tridimensionales, que representan atletas de diversos tipos, incluidos lanzadores de discos, corredores, luchadores y corredores de carros. Curiosamente, sin embargo, la escultura histórica practicada en Egipto y Asiria era casi desconocida en la antigua Grecia. Los eventos importantes fueron representados en términos mitológicos, en lugar de una narrativa factual.

¿Cuáles son las características de las esculturas griegas clásicas?

Las principales características de las esculturas griegas clásicas se refieren a la precisión de su anatomía y al realismo de su postura. Sin embargo, tales mejoras no sucedieron de la noche a la mañana. Por lo tanto, en la Escultura Griega Clásica Temprana (500 – 450), los escultores se concentraron en hacer figuras que se veían como moviéndose a través del espacio, en lugar de simplemente pararse en él. (Una obra maestra del Clasicismo temprano es Discóbolo (450 a.C) de Mirón.) Luego, durante la fase de Escultura Griega del Alto Clasicismo (450 – 400 a.C), aplicaron un canon platónico de proporciones a sus figuras. El cuerpo humano fue retratado en una forma «ideal», una idea que fue reavivada por Leonardo, Miguel Ángel y Rafael durante el Alto Renacimiento.

Además, los escultores del Alto Clasicismo desarrollaron la postura de contrapposto, en la que el peso corporal del sujeto se desplaza hacia un solo pie, dejando el otro ligeramente doblado. Un ejemplo es Doríforo (440 a.C, copia de mármol en Museo Nazionale, Nápoles). Más natural que las posturas anteriores, el contrapposto por primera vez permitió que la influencia de la gravedad afectara la relación entre los músculos y las extremidades del sujeto. Inventado por los griegos, este tipo de postura fue la base de la escultura europea hasta el siglo XX. Finalmente, durante el período de la Escultura Griega Clásica Tardía, las figuras llegaron a ser vistas como formas tridimensionales, que ocupaban y encerraban el espacio. Podrían ser vistos desde cualquier ángulo. Esta última etapa del clasicismo (siglo IV) también produjo los primeros desnudos de estatuas griegas femeninas independientes. (La estatuaria clásica tardía está ejemplificada por Afrodita de Knidos (350-340) por Praxiteles).

¿Quiénes son los escultores clásicos más famosos?

Otra característica de la escultura griega clásica es la aparición de los escultores nombrados, aunque sus obras se conocen casi en su totalidad a través de copias romanas posteriores. Los escultores más importantes son: Cálamis (activo 470 – 440), Pitágoras de Regio (activo 440 – 420 a.C), Fidias (488-431 a.C), Cresilas (480 – 410 a.C), Mirón (activo 480 – 444), Policleto (activo 450 – 430 a.C), Calimaco (activo 432 – 408 a.C), Escopas (activo 395 – 350 a.C), Lisipo (395 – 305 a.C), Praxíteles (activo 375 – 335 a.C) y Leocares (activo 340 – 320 a.C).

¿Cuál es la escultura arquitectónica griega más famosa del período clásico?

Fue durante el siglo V (480 – 400 a.C) cuando el arte griego (notablemente el de Atenas) alcanzó su punto culminante. Fue testigo de la creación del Partenón de Atenas (447 – 422 a.C), reconocida universalmente como una de las grandes obras maestras de la escultura griega clásica, con su friso de 500 pies, cientos de relieves y la colosal escultura criselefantina de Atenea, por Fidias, así como muchos otros ejemplos célebres de la arquitectura griega, incluyendo: el complejo de la Acrópolis (550 – 404), el Templo de Zeus en Olimpia (468 – 456), el Templo de Hefestos (449 a.C), el Templo de Atenea Niké (427 a.C) y el Teatro de Delfos (400 a.C). Todos estos edificios importantes necesitaban una decoración con pintura al fresco y una amplia gama de esculturas en mármol, bronce y, a veces, orfebrería criselefantina. Donde se necesitaban relieves para decorar elementos arquitectónicos específicos, los escultores crearon narrativas que incorporaban historias de la mitología griega, como los Trabajos de Hércules, La batalla de los lapitas y los centauros, y muchos otros

¿Cuáles son las estatuas griegas más famosas del período clásico?

Aquí hay una breve lista de las mejores esculturas de la época clásica:

  • Leda y el cisne (500-450) por Timotheus.
  • Los Tiranicidas Harmodio Aristogitón (477) por Kritios.
  • El Auriga de Delfos (475) por un artista desconocido.
  • Discobolo (c.450) por Mirón.
  • Hércules Farnesio (siglo V) por un artista desconocido.
  • Zeus o Poseidón (460) por Fidias.
  • Bronces de Riace (450) por Fidias.
  • «El Apolo Parnopius» (450) por Fidias.
  • Atenea Partenos (447-405) por Fidias.
  • Estatua de Zeus (432) por Fidias.
  • La Amazona Herida (440-430) por Policletos.
  • Doríforo (440) por Policletos.
  • Estatua de Zeus en el Templo de Zeus, en Olimpia (432) por Fidias.
  • Afrodita (Venus Genetrix) (siglo V) por Calímaco.
  • Juventud de Antikythera (siglo IV) por un artista desconocido.
  • Apolo Sauróctono (siglo IV) por Praxiteles.
  • Hermes y el Niño Dionisos (siglo IV) por Praxiteles.
  • Afrodita de Knidos (350 – 40) por Praxiteles.
  • Apolo de Belvedere (330) por Leocares.
  • El Hércules Farnesio (350 – 300) por Lisipo.
  • La juventud victoriosa (350 – 300) atribuida a Lisipo.
  • Apoxiomenos (Juventud raspando) (330) por Lisipo.