Saltar al contenido

Friso del Partenón

friso del partenon

El Partenón es uno de los edificios más emblemáticos del mundo antiguo. Este edificio dedicado a la diosa Atenea se erige en la antigua acrópolis ateniense y sirve de recuerdo de tiempos pasados.

El friso del Partenón es una escultura de mármol que adornaba la parte superior del templo del Partenón. Se construyó entre el año 443 y el 437 a.C., probablemente bajo la supervisión del escultor griego Fidias. El friso original mide 160 metros de longitud, pero sólo un 80% de él sobrevive en la actualidad. El 20% restante fue destruido durante los bombardeos venecianos.

Lo que a menudo no sabemos es que los frisos originales del Partenón, que ya no están fijados al edificio, la mayor parte de la escultura se encuentran en el Museo Británico y otra parte importante en el Museo de la Acrópolis. Otras partes del friso se exponen en otros museos.

Conocer las ilustraciones de estos frisos nos permite apreciar de una forma totalmente nueva esta pieza arquitectónica emblemática. En el siguiente texto hemos recopilado la historia, las interpretaciones y los datos sobre el friso del Partenón.

Los Frisos del Partenón: Parte del monumento más emblemático de Grecia

Los restos del Partenón, uno de los edificios más emblemáticos del mundo, se alzan en la cima de la Acrópolis ateniense como testimonio del pasado. Muchos turistas actuales no se dan cuenta de que el Partenón tenía un aspecto muy diferente en la antigüedad que en la actualidad.

Su clásica simplicidad, que reconocemos en las fotografías, no sería reconocible para los antiguos atenienses, ya que la estructura estaba ricamente decorada con esculturas y adornos significativos para los atenienses de la época.

friso del partenon caracteristicas

Incluso se cree que estas esculturas estaban originalmente pintadas con colores brillantes, creando una imagen totalmente nueva del edificio, ahora monocromático. Estas esculturas y decoraciones se encuentran ahora dispersas en algunos de los museos más famosos del mundo.

A pesar de la creciente presión para devolver a Grecia todas las esculturas y obras de arte que se conservan de este edificio, el Louvre, el Museo Británico y el Museo de la Acrópolis de Atenas albergan actualmente algunas de sus obras.

El Partenón: Un Símbolo de Atenas

El Partenón se construyó entre el año 447 y 432 a.C., cuando Atenas estaba en la cima de su poder. Este periodo se denomina a menudo la Edad de Oro de la antigua civilización griega.

En más de un sentido, el Partenón es un monumento a la victoria de Atenas y a su fuerza imperial. Se construyó con fondos de la Liga Deliana, que era un grupo de ciudades-estado leales a Atenas y, a todos los efectos, completamente bajo su control militar y político.

Aunque había una estatua de Atenea en el edificio, el Partenón no tenía sacerdotisas ni un altar para los sacrificios, lo que significa que no es realmente un templo. Como depósito de fondos del Estado, se puede argumentar que el Partenón, era en realidad un tesoro.

Además, ninguna fuente antigua se refiere al Partenón como templo de Atenea Pártenos, lo que refuerza la afirmación de que era, al menos en parte, un edificio secular.

Los Frisos del Partenón: Una Procesión Panatenaica

Tradicionalmente, los estudiosos del arte y la arquitectura griega han creído que los frisos del Partenón representan una procesión panatenaica, que era un elemento de la popular fiesta panatenaica celebrada el día del nacimiento de Atenea.

Más concretamente, los expertos creen que el friso representa una Gran Panatenea, que era un festival más elaborado del nacimiento de la diosa que, a partir del año 566 a.C., se celebraba cada cuatro años. El festival sólo estaba abierto a los ciudadanos atenienses, lo que lo convertía en una gran fiesta nacionalista.

friso del partenon ubicacion

El colofón de esta fiesta era la redistribución de la estatua de Atenea Pártenos, considerada una de las maravillas del mundo antiguo. La gigantesca estatua, que debía estar compuesta de criselefantina, oro y marfil, fue envuelta en un nuevo y elaborado manto confeccionado por prestigiosos ciudadanos atenienses, en una muestra de piedad ateniense.

Alrededor del friso del Partenón, los súbditos marchan o montan a caballo en una larga procesión hasta llegar al panteón de los dioses griegos. Aquí se supone que ofrecen un sacrificio. Las imágenes del friso del edificio imitan lo que ocurriría en la realidad: una procesión de individuos subía por la Acrópolis y se abría paso hasta la fachada del templo en la culminación de la gran fiesta a Atenea Pártenos.

Friso del Partenón Oeste, Norte y Sur: Jinetes montados

El friso es en realidad un retablo continuo de esculturas de mármol que recorre todo el exterior del edificio interior. La procesión comienza en el extremo oeste del edificio, ya que ese es el lado del templo que se habría visto por primera vez cuando un individuo subía a la Acrópolis.

Aquí, hay columnatas de jinetes montados, que poco a poco se transforman en hombres que llevan diferentes objetos, presumiblemente para sacrificarlos a Atenea Pártenos. El oeste y gran parte de los frisos norte y sur están ocupados por jinetes heroizados, que muchos estudiosos creen que son una representación de hombres mortales que lucharon como soldados en la batalla de Maratón, la famosa batalla entre los persas y los griegos.

Es importante mencionar que los templos antiguos rara vez presentaban sujetos mortales en sus obras de arte, ya que las esculturas solían presentar a dioses, diosas o héroes del reino mitológico griego.

Algunas de estas escenas originales del friso ya no se conservan, por lo que debemos recurrir a antiguas representaciones artísticas para obtener información sobre el friso del Partenón.

caballeria del friso del partenon
Jinetes griegos clásicos en el friso del Partenón, diseñado por Fidias

En la mitología griega, un héroe griego tiene un padre mortal y otro divino. Por lo tanto, presentar a estos jinetes montados en el friso hace una afirmación importante: deben ser dioses, o al menos héroes griegos. Estos individuos fueron tan extraordinariamente honrados por las ciudades-estado atenienses que se convirtieron en una representación de la superioridad griega sobre los persas, y los estudiosos suelen considerar que su representación en el friso ateniense es una implicación de su condición de héroes mitológicos griegos.

Esto significa que el friso del Partenón no sólo celebra a Atenea, sino también a estos heroicos guerreros maratonianos caídos. Se ha sugerido que estos jinetes no sólo marchan al encuentro de la diosa Atenea, que es el punto central del friso del templo, sino que marchan simbólicamente hacia su propia muerte y posterior heroización.

La representación artística de los jinetes pone de manifiesto esta heroización. Los jinetes aparecen desnudos, lo cual es una representación típica de un héroe griego. Se les representa como increíblemente jóvenes, mientras que un verdadero soldado ateniense comenzaría su carrera a los 18 años y no saldría a luchar en batallas en el extranjero hasta los 20.

Todos los jinetes del friso del Partenón son limpios, jóvenes e imberbes, lo que demuestra su idealización a los ojos de quienes encargaron el friso. Esta cualidad mitificadora de las estatuas servía además para engrandecer a los soldados a los ojos de los ciudadanos atenienses.

El Friso del Partenón Este: Los Mortales y los Dioses

El lado este del friso representa la culminación de la procesión. Aquí, tanto los mortales como los dioses están representados en estrecha proximidad. Los hombres y las mujeres, que ya no van a caballo, se acercan a las deidades, que están sentadas en el centro del friso oriental.

frisos del partenon de atenas
La Placa de las Ergastinas, Friso del Partenón Este, diseñada por Fidias

Las mujeres de este friso han sido esculpidas en el mismo estilo que los jinetes que iniciaron la procesión: también están idealizadas en el estilo altoclásico. Los estudiosos suelen considerar que las mujeres de esta procesión son las Ergastinai, las mujeres que tejieron el nuevo manto para Atenea Pártenos, u otras asistentes religiosas que llevan sacrificios.

Sólo las mujeres que pertenecían a familias de élite eran elegidas para crear el peplos o manto de Atenea. Curiosamente, la persona encargada de supervisar el tejido del peplos era la sacerdotisa de Atenea Polias, ya que Atenea Pártenos no tenía sacerdotisa.

La sacerdotisa de Atenea Polias siempre era elegida entre una de las antiguas familias de Atenas, que se creía que descendían de los antiguos reyes aristócratas de los que siempre se nombraba a los reyes atenienses. Era un gran honor ser elegida como Ergastinai.

Mostrar a estos prestigiosos individuos en el friso del Partenón no sólo mostraba los aspectos importantes del Festival Panatenaico, sino que también celebraba a las mujeres mortales que tenían el honor de tejer el manto para Atenea Pártenos. Este doble mensaje del friso del Partenón, que es a la vez político y religioso, parece evidente en este caso.

friso del partenon en el museo britanico
Los Héroes Epónimos, Friso del Partenón Este, diseñado por Fidias

Después de los Ergastinai vinieron los Héroes Epónimos, que eran otro recordatorio del poder de los atenienses. Según la leyenda, los Héroes Epónimos eran héroes masculinos que representaban a cada una de las diez tribus votantes de Atenas, que se enorgullecía de su proceso democrático de gobierno.

Se dice que cuando Cleístenes estableció la democracia en el año 508 a.C., envió los nombres de cien héroes míticos atenienses al Oráculo de Delfos. El oráculo eligió entonces a diez de los héroes para que representaran a cada una de las diez tribus votantes de la ciudad.

Los Héroes Epónimos son un poderoso símbolo de la democracia y el estado laico de Atenas. Los Héroes Epónimos han alcanzado un estatus casi mítico, ya que se sitúan directamente al lado de todo el Panteón de los doce dioses y diosas atenienses.

Uno de los únicos aspectos en los que los dioses y diosas se diferencian de sus compañeros mortales en el friso del Partenón es su tamaño: se les representa el doble de grandes que los humanos mortales. Esta diferencia de tamaño pretende representar el poder y la majestuosidad de los dioses y recordar al espectador quién es omnisciente y tiene el control.

procesion de las panateneas en el friso del partenon
Hera y Zeus sentados junto a participantes más pequeños de la procesión Panatenaica, Friso del Partenón Este, diseñado por Fidias.

Dicho esto, los dioses y diosas del panteón ateniense suelen ser representados en poses y modas muy similares en el arte griego. Esto se debe en gran medida a que la imaginería visual era muy importante en el mundo antiguo, ya que la gran mayoría de los individuos no sabían leer y escribir. El artista tenía que asegurarse de que el espectador pudiera reconocer a los dioses y diosas, e identificarlos entre sí.

Esta imaginería estereotipada también servía para otro propósito: era muy fácil identificar cuando un artista había cambiado la apariencia de un dios o diosa de su estereotipo para transmitir un mensaje político o artístico.

Los estudiosos han destacado las similitudes entre los mortales y los dioses del friso del Partenón. Uno de los dioses mencionados a menudo en este contexto es Apolo: aquí está sentado junto a Poseidón, el dios del mar (izquierda). A menudo se le identifica por su tritón, que no se incluye aquí debido a su falta de conservación.

Al otro lado de Apolo está sentada Artemisa (derecha), que se suele ilustrar muy cerca de Apolo, ya que es su hermana. Apolo está sentado sin barba y joven. Su expresión aquí es muy similar a la de los jinetes de la procesión del lado este del friso.

friso del partenon museo de la acropolis
Poseidón, Apolo y Artemisa, Friso del Partenón Este, diseñado por Fidias

Los académicos creen que esta similitud se hizo deliberadamente para crear una conexión adicional entre los jinetes de Maratón y la idea de la divinidad. Este, por supuesto, podría ser solo el estilo del artista, pero hace que uno se pregunte si las similitudes son deliberadas y se hacen para transmitir un mensaje visual específico.

Al hacer que Apolo parezca similar a los jinetes de Maratón, los jinetes de Maratón de repente traen imágenes de Apolo, uno de los dioses más importantes del panteón griego. Claramente, la influencia cultural que tuvo la Batalla de Maratón en la psique ateniense no puede subestimarse.

El Legado de los Frisos del Partenón

Es fácil ver que el contenido del Partenón no solo estaba destinado a ser sagrado sino también político. Al analizar la obra de arte del Partenón a través de una lente histórica y contextual, el mensaje dual de los frisos del Partenón se vuelve muy obvio para el observador moderno. Debe haber sido aún más evidente para el ateniense contemporáneo, ya que las imágenes hacían alusiones a temas, mitos y personajes muy comúnmente reconocidos en la cultura ateniense.