Saltar al contenido

Escultura Griega Helenística

escultura griega helenistica

Es más fácil entender cómo se ve la escultura griega helenística comparándola con los otros dos períodos: arcaico y clásico. Los tres son cronológicos (helenístico es el último).

Si bien los conceptos griegos clásicos no fueron abandonados por completo, el artista de la era helenística expandió sus horizontes con posturas dramáticas, líneas de barrido y un alto contraste de luz, sombra y emociones.

¿Qué sucedió en el mundo griego durante el período helenístico?

El periodo helenístico tradicionalmente comienza con la muerte de Alejandro Magno (323 a.C), cuando su gran imperio se dividió en tres:

  • Antígono I (Monoftalmo) y la dinastía Antigonida se hizo cargo de Grecia y Macedonia.
  • Seleuco I (Nicator) y la dinastía Seléucida controlaban Anatolia, Mesopotamia y Persia.
  • Ptolomeo I (Soter) y la dinastía ptolemaica gobernaron Egipto.

Además de Atenas, ciudades como Alejandría en Egipto y Antioquía, Pérgamo y Mileto en Asia Menor (Turquía) se convirtieron en una de las maravillas del mundo antiguo.

Eventualmente, sin embargo, todas estas regiones quedaron bajo el control de los romanos; el último en caer fue Egipto el año 31 a.C, y es este evento el que marca el final del helenismo y el comienzo de la escultura romana.

¿Qué cambios introdujo la escultura griega helenística?

La escultura griega helenística introdujo una serie de cambios en el tipo de arte producido durante la época clásica. Para empezar, la escultura monumental ya no se creó principalmente para servir a una religión austera, sino que se convirtió en una importante herramienta de promoción para reforzar los regímenes autocráticos establecidos en toda la región (en Pergamo, en Alejandría, etc.). Además, a medida que surgieron nuevos centros de cultura griega en Egipto, Siria, Anatolia y otros lugares, hubo un gran aumento en la demanda de esculturas arquitectónicas y monumentales para decorar templos, locales y lugares públicos. Esta combinación de mayor demanda y expansión de funciones llevó a que la escultura se convirtiera (como la Cerámica griega) en menos de un arte y más de una industria. Como resultado, los diseños se estandarizaron y la calidad disminuyó.

Aun así, el arte plástico se hizo más interesante. Esto se debió a que el aumento general de la demanda llevó a un llamado a una mayor variedad. Así, los escultores ampliaron su temática y ya no se limitaron a la heroicidad idealizada de la escultura clásica, sino que representaron una gama más amplia de personalidades, estados de ánimo y escenas. Así por ejemplo: un bárbaro herido, un niño que se quita una espina, una cazadora, una anciana, niños, animales y escenas domésticas. Incluso aparecieron caricaturas.

Durante la era del helenismo, tras la muerte de Alejandro Magno, la influencia de la escultura griega se extendió tan al este como la India, donde tuvo un gran impacto en la escultura india, especialmente las estatuas greco-budistas de la escuela de Gandhara.

Características de la Escultura Griega Helenística

Hubo un cambio importante en la estética, en particular, el helenismo reemplazó la belleza serena del clasicismo con un tipo de escultura más emocional, que también incluía un intenso realismo.

  • En esta nueva era de expresionismo, las estatuas emanaban energía y poder.
  • Las figuras humanas comenzaron a irradiar sufrimiento y emoción.
  • Las poses son las más diversas de cualquiera de las épocas, y representan una gran variedad de acciones y estados físicos.
  • El detalle anatómico es el más parecido a los cuerpos reales, y se presta especial atención a cómo los cuerpos se transforman y cambian en diferentes posiciones, mostrando una fuerte tradición de observación empírica.
  • Nuevas composiciones y estados de ánimo se exploran en esculturas helenísticas que incluyen la vejez, la embriaguez, el sueño, la agonía y la desesperación.
  • La sensualidad genuina también aparece, en obras como Afrodita, Pan y Eros.
  • Mientras que para una versión más sutil, vea a la exquisita “Afrodita de Cirene”.
  • El retrato se hizo popular en este período. Los sujetos se representan con un sentido de naturalismo que muestra sus imperfecciones, por ejemplo, la escultura melancólica e introspectiva de Demóstenes de Polieucto.
  • Finalmente, el trabajo es más recargado que en cualquier otro período, lo que refleja una preferencia por la complejidad del diseño que también se puede ver en la arquitectura de la época.

Anatomia

Los escultores helenísticos tuvieron más éxito que sus antecesores clásicos, mejorando la comprensión de la anatomía, tanto en la configuración detallada de la superficie del cuerpo como en su respuesta a la tensión y a la relajación, pero esta comprensión anatómica se usó de forma selectiva según el tema y el carácter del trabajo. A finales del cuarto y principios del tercer siglo, los seguidores de Praxiteles lograron un modelado de la piel aún más suave, que siguió siendo una técnica favorita donde se buscaban efectos sensitivos o sentimentales, por ejemplo: en desnudos femeninos, hermafroditas y en niños pequeños.

En la representación de la anatomía, los escultores helenísticos no solían escapar de las fórmulas clásicas, ya que éstas eran bastante fieles a la naturaleza y no había necesidad de comenzar de nuevo. Tampoco alteraron los sistemas de proporción para la figura masculina, aunque pronto se aceptó un canon femenino alternativo, con hombros más estrechos, cintura más alta y caderas más anchas. En el drapeado hubo un cambio más radical.

Retratando la emoción

Los maestros clásicos habían preferido sugerir emociones con simples gestos pero, a mediados del siglo IV se permitío cierta intensidad de aspecto. Los escultores helenísticos tenían otras normas. En el trabajo de carácter tradicional mantuvieron la vieja impasibilidad, pero donde el objetivo era naturalista o dramático, disfrutaron de su virtuosismo. El dolor, el miedo, el placer, la diversión, la embriaguez, el cansancio, el sueño y la muerte estaban a su alcance en el segundo siglo, así como todas las gradaciones de la edad y, cuando lo deseaban, podían producir tipos raciales plausiblemente diferenciados. Como podría esperarse, el retrato se hizo más vívido.

Técnicas de esculpido

Los escultores helenísticos no hicieron ningún cambio en la técnica del tallado de mármol, a excepción del nuevo procedimiento para trabajar con un modelo, que puede haber sido utilizado en el primer siglo para algunas obras originales, así como para copias. En su mejor momento, el estándar de acabado seguía siendo igual al del trabajo clásico.

Ejemplos de la Escultura Griega Helenística

  • Victoria alada de Samotracia
  • Venus de Milo
  • Laocoonte y sus hijos
  • Fauno Barberini
  • Púgil en Reposo
  • Torso del Belvedere
  • Afrodita en Cuclillas

Entre los objetos más famosos de la escultura griega helenística se encontraba el Coloso de Rodas, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, recopilada por el poeta griego Antípatro de Sidón.

Escultores griegos helenísticos

Hay varios escultores famosos del período helenístico, entre ellos tenemos:

  • Praxiteles: que trabajó alrededor del año 340 a.C (al mismo tiempo que Aristóteles). Praxiteles esculpió una estatua de Hermes con el niño Dioniso.
  • Eutíquides: de Sición, fue un escultor griego del periodo helenístico (fines del IV a.C), discípulo y seguidor de Lisipo. Su obra más célebre, la Tique o Fortuna de Antioquía.
  • Apolonio de Trales: fue un escultor del siglo II o I a.C de la Antigua Grecia. La obra con la que le conocemos es el grupo escultórico conocido por el Toro Farnesio.
  • Boeto de Calcedonia: fue un escultor helenístico, cuyo nombre procede de la ciudad de Calcedonia ubicada en Asia Menor. Su obra más conocida y citada en fuentes literarias es el Niño de la oca.
  • Damofón: fue un escultor de la Antigua Grecia del período helenístico nacido en Mesene y​ que realizó numerosas estatuas. Damofón también restauró una de las estatuas de Fidias del dios griego Zeus, que había sido dañada en un terremoto.
  • Policles: fue un escultor griego que destacó en la olimpíada 155 a.C. A veces es llamado Policles el Joven, para distinguirlo de otro artista homónimo del siglo IV a.C. Una de sus obras más conocidas es el Hermafrodito dormido.
  • Polidoro de Rodas: fue un destacado escultor griego nativo de Rodas. Fue asociado con Agesandro en la ejecución del famoso grupo de Laocoonte y sus hijos, e incluso podría ser el hijo de Agesandro.
  • Agesandro de Rodas: fue un escultor griego de la antigüedad. Lo nombra Plinio en su obra Historia Natural como autor, junto con Polidoro y Atenodoro de Rodas, del grupo escultórico Laocoonte y sus hijos.
  • Atenodoro de Rodas: fue un escultor griego de Rodas. Fue hijo y discípulo de Agesandro. Conjuntamente con su padre y con Polidoro de Rodas ejecutó el famoso conjunto de Laocoonte y sus hijos, obra capital de la escultura helenística, y que se encuentra hoy día en los Museos Vaticanos.

Fin del Periodo Helenístico

Con el tiempo, este estilo y período llegaron a su fin. A los historiadores les gusta marcar este momento con la batalla de Accio en el año 31 a.C. Fue cuando Octavio, que más tarde se convirtió en el emperador Augusto, derrotó a la flota de Marc Antony y, en consecuencia, acabó con el gobierno ptolemaico. Los Ptolomeos fueron considerados la última dinastía helenística en caer en Roma.

Esto no significa, sin embargo, que el arte griego y sus tradiciones desaparecieran. De hecho, se mantuvieron fuertes durante el período imperial romano, y especialmente durante los reinado del emperador Augusto (27 a.C – 14 a.C).

CRONOLOGÍA: Después de la Escultura Griega Dedálica (650-600) aparece la Escultura Griega Arcaica (600-480), seguida de la Escultura Griega Clásica Temprana (480-450), y luego la Escultura Griega Clásica Alta (450-400) y finalmente la Escultura Griega Clásica Tardía (400-323).